Higiene corporal: 10 cosas que no sabías

La ducha diaria, aplicar desodorante o lavarnos las manos forman parte de nuestra rutina de higiene corporal diaria, son acciones que hacemos prácticamente sin pensar. Pero que sean actos cotidianos, no significa que siempre los hagamos bien. Curioso, ¿verdad? En el post de hoy te enseñamos 10 cosas sobre higiene corporal que no sabías. ¡Toma nota!

  1. Lavarte el pelo todos los días es excesivo

No es necesario lavarse el pelo diariamente, pero esto varía dependiendo de cabello que tengas. Si eres de pelo o cuero cabelludo graso, puedes hacerlo más a menudo que las personas que lo tengan seco o normal. Aun así, lo más importante es utilizar productos específicos para cada tipo de pelo, como nuestro Champú de uso frecuente si necesitas un lavado diario. 

2. Desodorante a diario

El desodorante es absorbido por la piel, así que no hace falta volver a usarlo si te duchas más de una vez al día. Asegúrate de tener una protección durante 48h con nuestros nuevos desodorantes roll-on sin alcohol. ¡Te encantarán! 

3. Lávate la cara antes de hacer ejercicio

Lavarte la cara antes de hacer ejercicio y desmaquillarte evita que cada vez que, junto al sudor, se genere suciedad en el rostro y se obstruyan los poros. Si lavas previamente tu cara, cuando termines tu rutina de ejercicio lo único que quedará en tu piel será agua y sales minerales propias de tu cuerpo. Un tip de higiene corporal que seguro que no sabías.

4. El agua demasiado caliente es perjudicial

Así como el agua caliente es buenísima para quitar la grasa de las sartenes y ollas, también lo hace con los aceites naturales de tu piel. ¡En serio! Lo mejor es que el agua sea tibia. Si eres adicto a bañarte con agua muy caliente, puedes ir poco a poco agregando agua fría a tu baño, para que tu cuerpo se vaya acostumbrando al cambio de temperatura.

5. Hidrata tu piel justo al salir de la ducha

Para una hidratación correcta y buena para tu piel, lo mejor es hacerlo justo después de salir de la ducha o baño. De esta manera, los productos se absorberán más rápido y obtendrás mejores resultados. Para una hidratación completa de tu piel, nuestros body milk y aceites corporales te encantarán. Elige tu aroma favorito y disfruta de tu momento mimos. ¡Mmmhh!

6. Cambia la esponja de ducha frecuentemente

Tu esponja o guante se encuentra en un medio húmedo durante bastante tiempo. Este ambiente es ideal para el crecimiento de bacterias y, aunque parezca una tontería por estar en constante contacto con agua y jabón, a la larga no se mantiene limpia. A partir de ahora, ¡no olvides cambiar tu esponja cada dos meses más o menos! 

7. Es importante limpiar las uñas

Durante el día es probable que te laves las manos en múltiples ocasiones. Sin embargo, ¿cuando lo haces también lavas tus uñas? Bacterias, polvo y demás residuos sucios se albergan debajo de tus uñas, especialmente si las llevas muy largas. Lava tus manos y uñas con nuestros jabones de manos Dermo.

8. ¡No te toques la cara!

En realidad, si lo piensas, durante el día tocamos muchas veces nuestra cara y no nos somos conscientes. Tocarte la cara con las manos sucias o después de haber estado expuestx a la contaminación de la ciudad y del día a día, es una manera de empujar la grasa, suciedad, células muertas y residuos a los poros. Evítalo a toda costa o intenta reducir estas acciones y minimizar el impacto lavando frecuentemente tus manos. Además, en las circunstancias actuales, también evitaremos atraer virus y bacterias. 

9. Exfoliación dos veces a la semana

Exfoliar la piel tanto de nuestro rostro como de nuestro cuerpo es un paso importante de higiene corporal para eliminar células muertas y mejorar su aspecto. Si no tienes exfoliante, hacer uno en casa es de lo más sencillo. Mezcla un poco de gel de ducha con café o azúcar y aplica la mezcla por tu cuerpo dando un pequeño masaje con movimientos circulares. Haz especial hincapié en zonas como los tobillos y los codos. Y si eres fanáticx de los olores a frutos rojos, no te puedes perder nuestros nuevos Geles XXL. ¡Increíbles! 

10. El desodorante, antes de dormir

Científicamente, está demostrado que el mejor momento del día para usar el desodorante es la noche, justo antes de ir a dormir. Es el momento en el que a los productos de cuidado corporal les da tiempo a filtrarse bajo la piel, impidiendo la sudoración durante la noche y por la mañana. ¿Conocías este truco de higiene corporal? ¡Elige tu favorito entre nuestra gama de desodorantes en spray y roll-on!

¡Hasta aquí algunas curiosidades sobre higiene corporal! Esperamos que te ayuden a mejorar tu rutina en casa y cuides mejor tu piel.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend